Saltar al contenido
Todo para tu reforma

Falsos techos

abril 17, 2020

Techos de aluminio:

Son una solución idónea para las reformas de baños y cocinas.  Por su naturaleza da una gran sensación de claridad y de espacio, estos falsos techos permiten colocar cualquier tipo de iluminación y requiere un      mantenimiento muy reducido.

El aluminio con el que se fabrican, ya sea lacado o natural, ofrece una gran calidad y una extrema resistencia a cualquier ambiente húmedo o con sustancias grasas, permitiendo en todo momento una limpieza impecable asegurando una gran durabilidad del conjunto ya que su sistema de ensamblaje evita la aparición de grietas y no requiere de repintados periódicos, y ademas es desmontable.


Falsos techos de placas cartón yeso (tipo pladur):

La facilidad de montaje de un techo de estas placas de yeso es un punto a su favor, pero no sería una ventaja tan interesante si no viniera acompañada de las prestaciones que ofrece este componente.

Este tipo de techo cuenta con la ventaja de que, sin llegar a ser un techo aislante  como tal, permite instalar aislamientos tanto térmicos como acústicos, algo muy apreciado porque gracias a ello se logran espacios más eficientes en los días de calor y de frío. No solo eso, sino que las tuberías y cualquier tipo de instalación eléctrica se pueden camuflar en su interior.

 El aspecto estético no acaba ahí; permite colocar diferentes tipos de bombillas, empotradas incluso, para brindar una estética moderna. Aunque quizá la razón por la que cada vez se ven más techos de pladur es porque admite la opción de generar diversos contornos y niveles.

En este momento se comercializan tres tipos de pladur para techos. El más común en todo tipo de instalaciones y al mismo tiempo el más sencillo de adquirir es de color blanco o gris.

A ello hay que añadir algunas otras versiones que se utilizan para usos específicos, como por ejemplo para lugares en los que se necesita que el techo sea resistente al agua (cocinas y baños). En ese caso existe un pladur de un cierto tono azulado o verde.

Para lugares que deben ofrecer resistencia al fuego, como algunas partes de una cocina, se emplea un tipo de pladur para el techo de color rojo o rosado.