Saltar al contenido
Todo para tu reforma

Iluminación

abril 17, 2020

La Iluminación de baño y cocina eficiente debería ser el objetivo de cualquier hogar o comercio. Las ventajas no son pocas. Y es que, contar con una iluminación adecuada permitirá reducir la factura energética y sacar un mayor provecho del sistema con una menor inversión.

La importancia de las bombillas

Es evidente que la Iluminación de baño y cocina elegida es algo de máxima importancia.

En tiempos pasados, el único criterio que se empleaba para realizar la comparativa y, por lo tanto, para elegir la bombillas, eran los vatios de potencia. Sin embargo, dos modelos con una potencia similar en vatios pueden ofrecer luces muy distintas, por lo que conviene estudiar de cerca otros criterios más eficientes.

Hay que recordar, pese a todo, que el interior de una casa necesita siempre una luz cálida y acogedora. Un criterio que hay que buscar con independencia del tipo de casa que se vaya a iluminar.

La temperatura del color como hemos dicho es muy personal pero vamos a basarnos en cuatro cosas a tener en cuenta:

Si no nos queremos equivocar la luz 4000-4500. llamada luz dia, luz natural o luz neutra, sera una buena luz para la mayoría de los casos, sobre todo para los espejos de baño luz que no distorsiona a la hora de maquillarse.

El tono entre 6000- 6500- llamada luz fría, es muy usado en cocinas y baños sobre todo con mobiliario y tonos blancos, grises etc..

El tono 3000-3500 -luz cálida , se coloca sobre todo para quien busque un ambiente mas acogedor, cálido,

Aspectos en los que fijarse

Sistemas de LED  han hecho que todo sea más sencillo y que los vatios dejen de ser un criterio usado, en lo que sí hay que fijarse es en los lúmenes que se ofrecen. Una luminaria que se encuentre entre los 350 y 650 lúmenes será un modelo eficiente que proporcionará un haz de luz óptimo para una vivienda.En este sentido, se debe señalar que no es mejor la lámpara que ofrezca una mayor cantidad de luz, si no la que dé la cantidad necesaria en cada momento. Por ejemplo, a la hora de iluminar el dormitorio principal de una casa, se debería optar por una luz principal y por otra serie de lámparas indirectas más pequeñas que puedan cumplir con distintos objetivos como la lectura o el crear ambiente.

Eso que parece algo más enfocado a la decoración puede ser la fuente de un considerable ahorro debido a su eficiencia, ya que nunca se estará derrochando energía en iluminar innecesariamente un espacio concreto.

Claves de decoración

La decoración tiene en muchas ocasiones más de funcionalidad que de otra cosa. Encontrar la eficiencia en la iluminación es totalmente compatible con el estilo moderno, por lo que no conviene perder de vista esto.

Una tendencia que ha demostrado ser de lo más útil es la de situar los puntos de luz en las paredes y no en el techo. Normalmente, la colocación habitual de las bombillas proyectaba el haz de luz sobre el suelo. Con ello se pierde luminosidad en el ambiente, ya que la mirada se centra en el eje vertical de una estancia, algo que propicia la colocación de lámparas de pared. Difícil elección, pared o techo ….